Compartir:

Muhammad Azuan Iqbal Abdulla Sani de 23 años de edad casi pierde su dedo pulgar después de que la pantalla rota de su celular le causara una severa hinchazón.

El joven se cortó con la pantalla pero no le dio importancia, por lo que no asistió al hospital.

Decidió hacerlo cuando la hinchazón no bajaba y acudió a atención médica en donde le dijeron que tenía vidrios incrustados y una fuerte infección bacteriana. El joven fue medicado con antibióticos y analgésicos.

Fue sometido a cirugía para que los vidrios pudiesen ser retirados.

 

Compartir:

Comentarios