El extraño caso de la mujer que no siente dolor

Científicos lograron develar el misterio detrás de una mujer incapaz de sentir dolor en su cuerpo.

Compartir:

Jo Cameron, una mujer británica de 66 años, es incapaz de sentir dolor alguno debido a una mutación genética nueva, además, tampoco puede experimentar la ansiedad o el miedo.

De acuerdo con el Britirh Journal of Anaesthesia, Cameron reside en Escorcia, y a los 65 años se dio cuenta de que era diferente cuando al someterse a una cirugía de mano, los doctores se sorprendieron al ver que la mujer no necesitaba tomar analgésicos para tratar el dolor, a pesar de que los especialistas le habían advertido que sentiría intensas molestias.

Devjit Srivastava, su anestesista, la derivó con especialistas en genética de la UCL y de la Universidad Inglesa de Oxford para determinar el porqué la mujer es incapaz de sentir dolor.

Luego de una serie de pruebas, los especialistas observaron una mutación genética que le impide a Cameron que sienta dolor o miedo.

La mutación de Cameron.

Los médicos que investigan el dolor, conocen bien el gen FAAH, ya que es vital en el proceso sensorial del dolor, la memoria y el estado de ánimo de las personas.

En investigaciones, los expertos han observado que los ratones que no poseen el gen FAAH sienten menos dolor y menos ansiedad que los ratones que sí lo tienen.

RECOMENDADO  Maluma rechaza a Belinda y se niega a cantar con ella.

Según lo que Cameron ha contado en entrevistas, nunca ha sentido dolor en su vida, y por ejemplo, cuando se quemaba, lo notaba por el olor a carne chamuscada, pero no sentía dolor, además, confesó que sus heridas cicatrizaban muy rápido.

La mujer también dijo que nunca ha sentido miedo, ni siquiera cuando tuvo un accidente de tráfico.

“No tenía idea de que hubiera inusual hasta hace unos años, yo pensaba que era normal”.

Podrían existir más casos como el de Cameron

“Yo era simplemente un alma feliz que no se daba cuenta de que hubiera algo distinto en mi”.

Cameron contó en entrevista que cuando dio a luz tampoco sinitó dolores y por el contrario, fue un momento muy agradable para ella.

James Cox, de la University College London, dijo que los investigadores observaron que Cameron tenía un particular genotipo que reduce la actividad del gen del dolor.

“Descubrimos cómo funciona este nuevo gen, esperamos tener avances en nuevos tratamientos”.

Además, el experto indicó que es posible que más personas tengan esa misma mutación genética y pidieron a la gente que si nunca han sentido dolor, lo hagan saber a los investigadores.

Compartir:

Comentarios