Compartir:

Dicen que en México, la corrupción es el pan de cada día, que somos una sociedad con tendencia a ser corruptos, que nos quejamos de la corrupción, pero somos corruptos a la menor provocación, y sí, es cierto.

Y qué mejor lugar para iniciarse en el cochino arte de la corrupción, que en un verificentro.

Hace aproximadamente dos años, yo era un ciudadano de bien, siempre que me tocaba ir a verificar, procuraba llevar a servicio mi automóvil, para que le hicieran que el cambio de aceite, que las bujías, el filtro de aire, el filtro de aceite, etcétera. Lo hacía más que nada para no pasar la vergüenza de ser bateado en el verificentro, el costo era de entre 1600 y 2400 pesos al año.

Cabe aclarar, que vivo en provincia, pero viajo mucho a la CDMX, por lo que decidí emplacar mi auto en el Estado de México (para que la policía no me estuviera chingando cada vez que visitara el DF), y por tener placas del EdoMex, tengo que ir cada 6 meses a verificar.

Ese oscuro día, me tocaba verificar, dos días antes había llevado mi auto a servicio, todo bien, jalando chido. Llegué al verificentro aproximadamente a las 9 AM y para empezar, había una fila de aproximadamente 200 autos, mismos que un trabajador del verificentro iba marcando con un número para llevar el orden y el conteo.

Eran las 10 de la noche piloteaba mi nave, era mi auto un Volks… perdón, esa es otra historia; eran aproximadamente las 4 de la tarde, y por fin tocó entrar a verificar, tanto los empleados como nosotros ya estábamos hasta la madre, y fue entonces cuando, mi mujer cometió un error de esos que nunca debes de cometer: LE HABLÓ FEO AL EMPLEADO DEL VERIFICENTRO, 20 minutos después, nos encontrábamos discutiendo con el mismo empleado, que nos estaba contando el por qué nuestro coche no había pasado la verificación. Que si había sido el sensor de oxígeno, que ellos no pueden alterar los resultados, y una sarta de pendejadas para justificar lo obvio: alteró los resultados para que el coche no pasara porque mi mujer le había hablado feo.

Y vas pa´ tras, a pagar casetas, a manejar una hora y media, y sin haber logrado el puto objetivo de verificar el coche.

Esa tarde, cuando llegué a casa, hablé a la secretaría del medio ambiente para reportar al verificentro, porque, aparte de haberme bateado, los muy mañosos estaban cobrando 150 pesotes de brinco, eso se me hacía una reverenda mamada, porque pues no mames, yo le había hecho servicio de más de 1500 varos a mi coche, y un hijo de la chingada, con un tsuru viejito, pasó la verificación nada más porque pagó 150 pesos. Qué mamada, pero más mamada fue cuando la persona con la que estaba reportando lo sucedido, me dijo:

-Usté fue testigo de ke ay cobran brinko?
-Sí.
-Pues mire nosotros nunk emoz tenido problemaz con eze berificentro, ze me ase k ezta uzted malintepretando lo k vio.

TE JURO QUE ESO ME DIJO, no mames, estaba indignadísimo, no podía creer que la persona con la que yo estaba reportando un caso de corrupción, se pusiera del LADO DE LOS CORRUPTOS.

RECOMENDADO  AMLO anuncia que el Seguro Popular desaparecerá.

Al otro día, volví a ir al verificentro, porque tenía una segunda oportunidad para que verificaran mi coche.

Llegué a las 7 AM, misma historia, una fila interminable de coches esperando, yo no sé si duermen ahí o qué pedo, pero de verdad estaba inmensa, me formé y a esperar.

Aproximadamente a las 3 de la tarde, se acerca un empleado del verificentro a todos los que estábamos formados, y nos dice:

-Se nos fue el sistema, ya no vamos a verificar.
-Oye, pero llevamos aquí desde las 7 AM.
-Sí, disculpe, es que se nos fue el internet.
-Pues si quieres les ayudo a revisar el módem.
-No, es que ya hablaron a Telmex y dicen que es un problema en la central.

CHINGO A MI MADRE, neta en ese momento ya andaba que me llevaba la verga, y ahí fue donde empezó a nacer el mexicano corrupto que todos llevamos dentro, empecé a hacer cálculos sobre lo que me iba a costar dar vueltas y volver a esperar, y le dije:

-Oye, ¿y no hay manera de que me pases?
-No jefe, es que no hay sistema si no sí.
-Oye, ¿y si vengo mañana no hay forma de que me pases antes sin hacer fila? Es que vengo de muy lejos, y pues no mames, ya llevo dos días perdidos.
-Pues tanto así como pasarlo antes no, pero si quiere que su coche pase seguro, pague el brinco, mañana véngase lo mas temprano posible y pues ya, es que neta hay gente que se viene a formar desde las 4 de la mañana.

VERGA.

Vas de regreso otra vez, con tu carota de pendejo.

Esa tarde, investigué otro número para reportar casos de corrupción, les conté lo sucedido, y amablemente me dieron el nombre del gerente del verificentro, me recomendaron hablar con él, y me dieron un nombre, el típico: “tú dile que vas de parte de”.

Al otro día, otra vez llegué al verificentro como a las 7 AM, ya ni me formé, me fui directo a hablar con el gerente, le contamos lo sucedido y él, bastante amable por cierto, dijo:

-Estaciona tu coche aquí y yo mismo lo voy a verificar.
-¿Es necesario pagar la ayuda?
-No, ya no pagues ayuda, yo te lo paso.

Y PUM, 15 minutos después, le estaban pegando la calcomanía 0 a mi coche.

¿Qué aprendí de esta hermosa experiencia?

Desde ese día, ya me vale verga ir con el coche afinado, solo me limito a llegar, formarme, pagar el brinco, y así sé que con seguridad mi auto va a pasar la verificación en 15 minutos, valiendo verga si le sale ántrax por el escape.

¿Me siento culpable? No, absolutamente no.

¿Dejé de hacerle servicio a mi coche? No, obviamente el servicio preventivo sirve para cuidar el motor, entre otras cosas, pero ya no soy tan estricto, a veces me paso 5 mil kilómetros, a veces 8 mil, y así me la llevo, tranqui.

¿Les voy a decir cuál es el verificentro corrupto? Obviamente no.

Y ese día lo recordaré como el día en que dejé de ser la solución y me convertí en parte del problema.

 

Compartir:

Comentarios