Crónicas de política y fregaderas.

Compartir:

El poder de la tierra.

Desde el origen de la historia regiomontana, vemos los indicios por el poder y control de la tierra. Los primeros pobladores se disputaron por derecho propio en base a la colonización los territorios, pasando estos de un bando a otro por los problemas que los conflictos con los nativos acarreaban.

Al paso del tiempo, llegaron extranjeros con capital e invirtieron en minería y campo. Vemos a Margarita Berardi Oriza, que se casa con Adolfo Zambrano Martínez, quien tienen a María Consuelo Zambrano Berardi. Margarita es hermana de Carlos Berardi, diputado por Nuevo León en 4 ocasiones, regidor de Monterrey en 1886, y gobernador interino en una de las ausencias de Bernardo Reyes. Margarita y Adolfo tienen a María Consuelo Zambrano Berardi, quien se casa con José Pío Lagüera Viadero. De ambos, nace Consuelo Josefina Lagüera Zambrano, quien sería la esposa de Eugenio Garza Sada. José Pío Lagüera Viadero, era cónsul español y fungió un papel importante en la revolución mexicana protegiendo a sus connacionales. María Consuelo y José Pío también tienen a María Zambrano Lagüera, quien se casa con Eloy Santiago Vallina García, de donde nacen los Vallina Lagüera, del Grupo Chihuahua.

Cuando llegaron los hermanos Calderón de Santander a Monterrey solo cargaban con sus pertenencias personales. De familia española acomodada, fueron desheredados por aventurarse a México. Uno de ellos, Pedro, se casó con María Luz Penilla, de donde nace José Calderón Penilla. María Luz era hija de María Francisca Loreto de Ugarte y Sobrevilla, y el terrateniente, comerciante y primer cónsul español en Monterrey, Juan Francisco de la Penilla. Al paso del tiempo, los familiares de Pedro, los Calderón de España, serían accionistas importantes del Banco Santander.

Los terratenientes siempre han estado de la mano con la política, ya sea por el derecho de agua, pastos, telas, comercio, o crecimiento de la mancha urbana. Los grandes terratenientes mudaron su fortuna a la industria, tan característica de Monterrey. El mismo José Pío Lagüera fue inversionista en Fundidora Monterrey; los Calderón Penilla, apostaron a la Cervecería Cuauhtémoc; los Lagüera, urbanizaron el Obispado.

Con el tiempo llegaron los parques industriales y con la globalización la inversión extranjera a gran escala. Los coreanos se asentaron en Pesquería, los franceses en Juárez, y pronto los chinos en Salinas. El hambre de tierra de los políticos modernos, es lo que nos ha llevado hasta aquí.

Con la expropiación de los terrenos para edificar la Macroplaza, se gestó un monstruo en corrupción inmobiliaria, el cual incrementaría sus crímenes con la reforma agraria de Carlos Salinas; primero bajo el amparo de Martínez Domínguez, y posteriormente al menos con evidencias y denuncias, en el mandato de Rodrigo Medina y de Jaime Rodríguez.

Recordemos los textos de doña Irma Salinas Rocha, que mencionan que Eugenio Garza Sada pacto con Luis Echeverria de controlar las masas divulgando que la IP era la culpable de la situación económica del país. Los eventos que aparentemente se originaron por aquel pacto, desembocaron en la represión contra los estudiantes, primero Tlatelolco, después la matanza del Jueves de Corpus. El primer conflicto originado por la represión tras el pleito de estudiantes de la UNAM con otros del IPN. El segundo, originado por la huelga estudiantil de Monterrey, que desemboco en el apoyo de las anteriores mencionadas en la ciudad de México, así como la renuncia del entonces gobernador de Nuevo León, Eduardo Ángel Elizondo Lozano, padre de Fernando Elizondo Barragán, este último, yerno de la hermana de doña Irma, Olinda Salinas Rocha.

La fortuna de la oligarquía regiomontana se origina de varias vertientes solas o mezcladas: minería, ganado, comercio, industria. Parte de esas fortunas se invirtieron en un rubro el cual rara vez perdía valor, bienes inmobiliarios.

José Calderón Muguerza, quien lidero la peor crisis política del Grupo Monterrey en los 30´s, era dueño de las tierras donde se encontraba la Granja Sanitaria. Dichas tierras, fueron cedidas para que en ese lugar se gestara la empresa Hojalata y Lamina.

No muy lejos de ese lugar se encuentra Lagrange, terrenos de lo que fueran los establos Santo Domingo, donde Juan Porte Richard crearía la lechería Lagrange; los terrenos los había adquirido Alfonz Lagrange Delaye, hermano de Desiré, quienes traerían la fotografía a Monterrey en 1875.

En 1978 se anuncia el pacto “Alianza por la Producción”, celebrado entre Bernardo Garza Sada y López Portillo. En la reunión en que se negoció dicha alianza, Bernardo le pide el favor al presidente de hacer lo posible para que se prohíba la producción y venta del libro de doña Irma Salinas Rocha, (según su autora). La alianza trae consigo endeudamiento del Grupo Monterrey y de la IP nacional, lo que repercute entre otros factores en la crisis de 1982.

Alfa y VISA se mantienen en quiebra técnica, pero es Alfa quien esta al borde de la quiebra, por lo que el gobierno federal adquiere 1000 millones de dólares de deuda extranjera de los cuales le suelta a Alfa 800 para su rescate. Comienza una investigación en la Cámara de Diputados presidida por el Partido Social Demócrata debido a la irregularidad de dicho préstamo ya que se había prestado en dólares, pero sería cobrado en pesos; El Partido Acción Nacional se negaba a dicha investigación.

Como premio por la Matanza de Corpus en el 71, Alfonso Martínez Domínguez es premiado en el 79 como gobernador de Nuevo León; un año después del pacto Alianza por la Producción.

Alfa toma la iniciativa de embellecer la ciudad y le insta a Alfonso Martínez Domínguez a crear la Macroplaza.

Alfonso Martínez Domínguez pretende incrementar el pasaje en el transporte colectivo de la ciudad, por lo que un joven estudiante de la UANL, es parte de una manifestación en donde le menta la madre al gobernador, además de hacer destrozos en algunas unidades de transporte. Martínez Domínguez adopta a aquel joven quien responde al nombre de Jaime Rodríguez Calderón, hijo de un gambusino de Galeana.

Para la construcción de la Macroplaza se reubico a cientos de familias y negocios, lo cual dio inicio a la era de los fraudes inmobiliarios en Monterrey.

Martínez Domínguez conecta a Jaime Rodríguez Calderón con Carlos Salinas, y quien refiere Abel Guerra, es su padrino político. Después de laborar Rodríguez Calderón para Martínez Domínguez, formo parte del Programa Nacional Indigenista. En la administración de Jorge Treviño fue jefe del programa forestal. Para 1990, Rodríguez Calderón encabezo la Vanguardia Juvenil Agrarista, perteneciente a las juventudes priistas de la Confederación Nacional Campesina. Al paso del tiempo, se convirtió en líder de la CNC en Nuevo León.

Un triunfo de la Revolución fue el reparto de tierras, pero este no se concretó en general sino hasta la llegada Lázaro Cárdenas. Surgen los ejidos repartiéndose 106 millones de hectáreas, un poco más del 50% del territorio nacional. En 1992, Carlos Salinas de Gortari reforma el 27 para convertir el ejido en propiedad privada, en caso de que los ejidatarios deseen.

A partir de aquella fecha el 30% de los ejidos, es decir, alrededor de 32 millones de hectáreas, han sido absorbidas por el desarrollo urbano.

Como delegado de la CNC en Nuevo León, Jaime Rodríguez se enriqueció por la Reforma del 27 de Salinas. Terrenos ejidales fueron señalados propicios para el desarrollo urbano, como el ejido San Nicolas en Escobedo, que, en su caso, fue expropiado por el gobierno el 28 de marzo de 1990, supuestamente para un proyecto de utilidad pública que solo desemboco en la creación del pequeño tutelar de menores. El ensayo para la Reforma del 92.

Los terrenos ejidales fueron pagados a bajo costo reprimiendo a quienes no querían vender. Acordando las partes bajo amenaza la mayoría de los casos, y por la vía pacifica en pocas ocasiones, los desarrolladores para dar trámite al papeleo requerían de la movilidad de Rodríguez Calderón, por lo cual cobraba sumas millonarias a los desarrolladores aparte de revender lo cedido por los ejidatarios.

Para febrero de 1991, Alberto Ortiz Certucha quien era Secretario Estatal de Desarrollo Urbano y Ecología, propone la venta de terrenos del ejido San Nicolas (Ex Hacienda Del Canadá), a Constructora Miralomas (24 hectáreas), Carlos Ayala Luna (25 hectáreas), Eudelio Garza Lozano (106 hectáreas), Acosta Verde (14.7 hectáreas), en esta última, Alberto Ortiz se haría socio posteriormente.

Los terrenos de la Constructora Miralomas pasaron al Grupo Inmobiliario Landus, de Sergio González Lozano, quien se mantiene alejado de todo acto de corrupción y fraude hasta el momento, y que fue tercer afectado entre el pleito de los ejidatarios de San Nicolas contra Miralomas.

Uno de los desarrolladores que entregaron sobornos para que no detuviesen el papeleo de la CNC a cargo de Rodríguez Calderón, respondía al nombre de Mario Fernández Quiroga, de Inmobiliaria MAFESA, TAMREY, ORVEN Construcciones, Organización Contratista Reforma, así como ORVEN Urbanizaciones. Mario Fernández Quiroga, el mismo que pertenecía al PRI y que posteriormente renuncio tras varias décadas de permanencia, pretendió ser gobernador con Nueva Alianza y que, en 2018, apoyo a actores y prostitutos políticos de Morena.

Con la corrupción generada con la expropiación de los terrenos que darían forma a la Macroplaza en los 80’s, surgen apellidos como el de los Martínez. En los 90´s, surgen otros apellidos como el de Guerra, y se gesta el Rodríguez, los González, los Garza, los Treviño; todos involucrados en el despojo, robo y fraude de tierras.

En 1973, Luis Echeverria firmo un decreto junto a Augusto Gómez Villanueva, director del Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización, hoy Secretaria de Desarrollo Urbano, Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU). En dicho documento se gestó el ejido José María Pino Suarez, ubicado entre la zona arqueológica de Tulum, y de la reserva de la biosfera de Sian Ka´an. El ejido se conformaba por 10,409 hectáreas, 73 áreas, y 33 centiáreas.

Tras la Reforma Agraria de Salinas, comenzó un conflicto con los ejidatarios y particulares, pues algunos ejidatarios vendieron sus derechos a quienes posteriormente desarrollarían hoteles en la zona. Tanto los desarrolladores como los antiguos ejidatarios, entraron en pleito contra un grupo de inversionistas quienes eran apoyados por los gobiernos locales.

En la 2 poniente, entre Centauro Norte y Satélite Norte, muy cerca del centro de Tulum, se encuentra el licenciado Luis Hernández Patiño. Son las oficinas de López Joers & Varela Abogados. Al lugar, llega un tipo que se hace llamar Erick buscando al socio de Hernández, Álvaro López Joers. Luis Hernández abre la oficina de Álvaro para mencionarle que lo visita el tal Erick, cuando este lo empuja al interior de la oficina.

Erick saca una 9 milímetros obligando Luis a meterse al baño de la oficina de Álvaro López, para posteriormente ordenarle a Joers que sacara sus pertenencias y que las colocara en su escritorio.

“Llévate lo que quieras, no hay problema”.

Sin contestarle, Erick obliga a Joers a ingresar al baño. Ahí le ordena a Luis que se tire al piso y a Álvaro a hincarse. Posteriormente, le da un balazo en el cuello y otro en el pecho.

El asesino sale del despacho y se dirige a la avenida Satélite donde lo recoge un auto compacto. Luis Hernández al percatarse que su colega se encontraba herido de muerte, sale tras el asesino para pedir auxilio, estando a unos metros del lugar, personal escolta de la alcaldesa Edith Mendoza Pino, quienes aparentemente no escuchan el llamado de Hernández Patiño.

Tras la llegada de efectivos de la policía llego a las oficinas e ingreso a las mismas el director de transito del municipio, Daniel Osnaya Sánchez, no teniendo nada que hacer en el lugar y contaminando aun mas la escena del crimen.

Álvaro López Joers, fue antes de abrir su despacho entre 1992 y 1996, subdelegado jurídico de la Procuraduría Agraria en Chetumal. Representaba legalmente a 40 ejidatarios contra los invasores inversionistas, además de la Asociación de Colonos Turísticos Ecológicos Pino Suarez.

Siendo las 8 de la mañana con 40 minutos del día 8 de enero del 2016, Agustín Villarreal Budnik se dirigía a su empresa Ladrillera Mecanizada. Mientras conducía su vehículo Jetta, un grupo de ministeriales lo aborda para trasladarlo a una casa de arraigo. El líder del grupo responde al nombre de Alfredo Ortega Trujillo, quien según refiere Agustín, posteriormente lo entrego a un grupo de la delincuencia organizada. Tras dos días de cautiverio, el empresario logra escapar de sus captores.

Tras la fuga, Agustín denuncia el secuestro y refiere como autores intelectuales del mismo a su padre, Agustín Villarreal Elizondo, y a su hermano, Isaac Villarreal Budnik.

Con el tiempo, a finales de julio del 2017, Agustín Villarreal saca una cita con el procurador Bernardo González, donde identifica en las oficinas por casualidad al agente Alfredo Ortega Trujillo como autor material de su secuestro.

Tras denunciar el hecho, los medios de comunicación que sacaron la nota fueron hostigados por el grupo antisecuestros de la Procuraduría para que presentaran grabaciones de las declaraciones de Agustín Villarreal, señalando este que era una estrategia de la procuraduría para que los medios dejasen de hablar del tema.

Agustín refiere que su padre, Agustín Villarreal Elizondo, visito al secretario de gobierno Manuel González antes de entablar una demanda en conciliación y arbitraje por salarios caídos de alrededor de 20 millones de dólares, contra Ladrillera Mecanizada.

La presidenta de la junta 2, Adriana Gaytán Palomo, fallo a favor de Villarreal Elizondo aun presentándose representantes obreros y patronales de Ladrillera Mecanizada, perjudicando a 500 trabajadores.

El conflicto entre Agustín contra su padre y hermano, surge en 2001 tras el conflicto de divorcio de Agustín padre, donde se disputaba el control de Inmobiliaria Torrevillas, holding de Ladrillera Mecanizada y Laminados de Barro. El 11 de julio del 2018, Agustín Villarreal Elizondo fallece.

José María Garza Ponce, y su hijo José María Garza Treviño, crean en marzo del 2010 Desarrollos Punta Piedra.

El 27 de octubre de 1948, se expide el titulo de propiedad 673 por el presidente Miguel Alemán a favor de un tal Antonio González Avilés. Dicho titulo en apariencia es falso, y con el documento, se ampara Desarrollos Punta Piedra como propietaria de terrenos pertenecientes al ejido José María Pino Suárez otorgado por Luis Echeverria.

Junto a Desarrollos Punta Piedra, se amparan otros empresarios bajo el titulo 673 del supuesto Antonio González Avilés, para despojar a los ejidatarios y los desarrolladores de pequeños hoteles. Entre los denunciantes, se encuentran Felipe de Jesús Montemayor Garza, y el mismo Agustín Villarreal Elizondo.

Como parte del consejo de administración de Desarrollos Punta Piedra, se encuentra Hugo Cesar Flores Toba. Desarrollos Punta Piedra es regiomontana, y Hugo Cesar Flores Toba, es cuñado de Felipe Enríquez, compadre de Enrique Peña Nieto y ex candidato a la alcaldía de Monterrey en 2012.

Hugo Cesar Flores Toba, está casado con la hermana de Felipe Enríquez y es socio de este en el Desarrollo Isla Blanca. Según Reporte Índigo, tanto Enríquez como el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, así como Natividad González Parás, a principios del 2011 intentan apoderarse de Isla Blanca, asociándose posteriormente con su propietario en noviembre del mismo año.

Pero Mario Villanueva está en una prisión americana acusado de lavado de dinero y narcotráfico. En enero del 2012 desde prisión, acusa a Enríquez y al ex gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, de haberle prometido un pago de 40 millones de dólares por su intervención en las tierras de Isla Blanca.

Otro personaje relacionado a Isla Blanca, es Luis Francisco González Parás, hermano del que fuera gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás. Pepe Maíz, Carlos Maíz, así como Luis González Parás, fueron señalados por la hermana de los primeros dos, Martha Maíz de Zuazua, como personas extremadamente peligrosas. Natividad González Parás es señalado por personas de Santiago Nuevo León, de despojar de tierras heredadas a rancheros de la colina detrás de la cortina de la presa de la Boca.

Volviendo a Desarrollos Punta Piedra de José María Garza Ponce y su hijo José María Garza Treviño, estos también son dueños del Grupo Garza Ponce, constructora favorita de Natividad González Parás, y la misma que participo en la construcción del estadio BBVA Bancomer y la línea 2 del metro.

Independientemente del fanatismo futbolero, no es necesario señalar debido al conocimiento general, de la forma irregular y preferencial, que el municipio de Guadalupe, Estado y Congreso, opero de forma corrupta para ceder esos terrenos en beneficio de Grupo FEMSA, la cual compro a una serie de “activistas sociales” para amortiguar el golpe mediático.

Señalamos que unos beneficiados con la construcción de la Macroplaza fueron los Martínez, de la firma Kalos. El Edificio Kalos en Zaragoza y Constitución, alberga el corporativo del Grupo Garza Ponce.

Natividad González Parás apadrino a Rodrigo Medina de la Cruz para que lo secundara como gobernador, quedándose en el camino el cacique de Escobedo Abel Guerra, compadre de Jaime Rodríguez Calderón.

Ejidatarios de Maravillas y Anexos, así como Paso de Guadalupe y Mariposa, -todos del municipio de García-, señalaron a Héctor Martínez Martínez del Grupo Kalos de despojarlos de decenas de hectáreas de tierras. Los denunciantes en 2015, refieren que en 2013 ya habían interpuesto una denuncia en el Tribunal Agrario.

Rodrigo Medina de la Cruz y familia, adquirió 2,428 hectáreas de terrenos ejidales a bajo precio, vendidos a un sobreprecio para que en ese lugar se construyera el penal de Mina Nuevo León. En el movimiento de los terrenos ejidales de Mina, Elisa, Alejandro, así como Héctor Armando Martínez Martínez, propietarios del Grupo Kalos, también fueron participes.

Según información llegada a CroniLeaks, un esposo de la hermana de Jaime Rodríguez Calderón, así como un sobrino, están involucrados en una demanda colectiva en Doctor González por crear un ejido en tierras que ya tienen propiedad privada, sumándose mas de 10 personas a la demanda donde está involucrado el esposo de una diputada local. El mismo modus operandi, también involucra a los Martínez, del Grupo Kalos.

En otras palabras, se apropiaron de todo un pueblo.

CONTINUARA…

Crónicas de política y fregaderas.
El poder de la tierra. Primera parte de dos.

Con cariño a la chispita, gran luchadora de la ONU en pro de los migrantes, ahora en curso en Europa; así como a la Primis, soñadora de un gran cambio social; la Chica de los Ojos Tristes, la Güerita Guerrillera, reformadora de los estatutos de Morena, mi maestra de cine, y tantas mujeres que diariamente hacen de este mundo un mejor lugar, como Liliana Flores Benavides.

Abrazos a todas.

Compartir:

Comentarios