Compartir:

Un hombre de Tuscumbia, una ciudad ubicada en el condado de Colbert en el estado de Alabama, pidió una cortina de baño por el sitio de Amazon, el sujeto decidió aprovechar la oferta ya que el envío sería de forma gratuita. Su pedido debía ser entregado en un máximo de dos días hábiles.

Cuando el pedido llegó, el hombre notó que lo que venía en el paquete no era una cortina de baño, sino una prueba de orina perteneciente a una mujer, el frasco incluso contenía una etiqueta con información acerca de ésta persona así como su fecha de nacimiento.

“Me sorprendió mucho”, dijo el pobre hombre, que seguramente se sentía confundido a injustamente avergonzado. “Mi hijo estaba allí, de pie, viéndome abrir el paquete, y se echó a reír”.

A pesar de tomar con humor lo ocurrido, el hombre presentó un reclamo a Amazon por lo ocurrido pero la compañía no dio declaraciones al respecto, simplemente ofreció disculpas y le aseguró al cliente que obtendría su cortina de baño.

Compartir:

Comentarios