Así recibieron a Samuel García en Cadereyta NL

El día de hoy el senador Samuel García llevaría a cabo una clausura simbólica de la refinería de Pemex en Cadereyta, Nuevo León, la cual no se pudo realizar debido a que los trabajadores protestaron en contra del mandatario.

Compartir:

Este Jueves el senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García arribó a las instalaciones de la refinería de Cadereyta, en Nuevo León, para clausurar de manera ‘simbólica’ el lugar.

Sin embargo lo que estaba planeado como un acto político, se convirtió en una protesta por parte de los trabajadores de la refínería de Pemex.

Cientos de empleados se concentraron antes de las 9:00 horas, ya que el senador había anunciado su visita en ese horario. Los trabajadores llevaban letreros, pancartas e incluso matracas y no precisamente para celebrar la llegada del mandatario.

“No somos trampolín de nadie”,”No nos quites nuestras fuentes de trabajo”, “Trabajadores de Pemex unidos venceremos”, “Políticos oportunistas”, eran algunos de los letreros que portaban los trabajadores.

Estas personas manifestaron su desacuerdo con las acciones del legislador, y argumentaron que veían amenazadas sus fuentes de trabajo.

Al parecer Samuel García auguraba este mal recibimiento, ya que en sus redes sociales compartió junto a una foto de la concentración afuera de la refinería, un mensaje:

“No les queremos quitar su empleo, queremos salvar 5 mil vidas al año”

El senador no pudo ni bajarse de la camioneta en la que iba acompañado de personal y otros legisladores como el diputado, Luis Donaldo Colosio; pues los trabajadores comenzaron a rodear el vehículo mostrándole los carteles y gritando consignas en su contra.

Al principio las protestas no fueron agresivas físicamente aunque se notaba el enojo de los empleados, de pronto comenzaron a increpar al mandatario y a pedirle que se bajara, golpeando con las palmas de sus manos las ventanas.

RECOMENDADO  "A veces me contesta": El Bronco afirma que habla con Dios por WhatsApp

El senador y sus acompañantes pudieron salir del lugar, pero durante el trayecto, la ventana de atrás de la camioneta fue rota.

El senador aclaró que la camioneta en la llegó al lugar, no era de él, sino prestada, y que iba a pagar por los daños causados al vehículo.

Samuel García aseguró que escuchó las peticiones de los trabajadores, pero expresó que la única razón por la que se iba a llevar a cabo el acto simbólico de la refinería de Cadereyta, era por los altos niveles de contaminación.

 

Compartir:

Comentarios