Compartir:

El pánico se vivió en el estadio de Boca Juniors, luego de que una llamada anónima al 911 alertara una amenaza de bomba que provocó que desalojaran el lugar.

La buena noticia es que quedó en un susto y no pasó a mayores, después de que la policía revisó el estadio y los trabajadores pudieron volver. La jueza María Eugenia Capuchetti inciará una investigación para ubicar a la persona que hizo la llamada anónima.

No es la primera vez que esto ocurre en la Bombonera, pues en diciembre pasado cuando la final de la Copa Libertadores tuvo que ser cambiada a Madrid, también tuvo que ser desalojada por amenaza de bomba.

Compartir:

Comentarios