Compartir:

El presidente municipal de Cuauhtémoc,Chihuahua, llevó a cabo un experimento social en cual solicita una despensa en el ayuntamiento, esto lo hizo con el objetivo de ver el grado de discriminación y el mal trato por parte del personal.

El presidente Carlos Tena se disfrazó de indigente y a bordo de una silla de ruedas acudió a sus propias oficinas a pedir ayuda, para sorpresa de el y de todos, fue rechazado, dicriminado e ignorado por su propio personal.

“EL PRoposito de esta caracterización fue mostrar la realidad que viven los ciudadanos a diario, la indiferencia y desatención por parte de los servidores públicos” dijo el alcalde en una entrevista

Carlos acudió a dos oficinas, una de ellas era su propio despacho, y reconoció que el trato fue igual, discriminado e ignorado.

Frustrado se despojó del disfraz en medio de su oficina y tras ver lo asombrado de sus empleados anunció que tomará medidas drásticas

Compartir:

Comentarios